Skip to main content

Cotidiana maravilla

Qué privilegio escribir
sin nada premeditado,
la mente como encerado
y el mundo por descubrir.
Sin punto del que partir,
tan solo mirar atento
extasiados del portento
de las cosas cotidianas,
del trajín de las mañanas,
de la paz del firmamento.

Disfrutar sólo con ver
cómo suceden las cosas
más triviales, más hermosas,
como un nuevo amanecer.
Sin orden de acontecer,
sucediendo porque sí,
porque la vida es así
tan preciosa de sencilla,
cotidiana maravilla
que se desnuda por mí.

(de «Abierto por derribo» – Inédito)

El lugar del asombro

El asombro reside
en las cosas pequeñas,
más allá de los párpados
cerrados, de los ojos
que ciegos no contemplan
la extrañeza palpable,
tangible de la vida

El asombro se aloja
donde la sombra huye
y deja su murmullo
de niebla o de rocío,
el perfil de su huella
humilde sobre el mundo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.